Nacional - 01/12/19 - 04:30 PM

Más de 11 mil 600 personas han fallecido en Panamá de Sida

De estos casos 8 mil 729 corresponden a hombres y 4 mil 568 mujeres hasta el 2018 viven con VIH y en etapa SIDA existen 12 mil 901 hombres y 4 mil 249 mujeres, de acuerdo a los datos estadísticos del Departamento de Epidemiologia del Minsa.
Panamá EFE - Redacción

Hasta el cierre del año 2018 en Panamá se registraron 18 mil 680 casos de VIH, de estos 17 mil 150 están en etapa del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y 11 mil 767 ya han fallecido a consecuencia de la enfermedad, según destacan cifras divulgadas por el Ministerio de Salud (Minsa).

De estos casos 8 mil 729 corresponden a hombres y 4 mil 568 mujeres hasta el 2018 viven con VIH y en etapa SIDA existen 12 mil 901 hombres y 4 mil 249 mujeres, de acuerdo a los datos estadísticos del Departamento de Epidemiologia del Minsa.

De acuerdo a datos del Departamento de Epidemiología del Minsa, las personas notificadas con infección por VIH, acumuladas desde el primer caso verificado en el año 1984, ascienden a 30,447 y la prevalencia estimada de VIH en la República de Panamá para el año 2018 se ubica en la población de entre 15 a 49 años.

Actualmente la tasa de transmisión del VIH de madre a hijo oscila en un entre el 3 y el 5%, destacó la entidad.

Según el perfil epidemiológico, las poblaciones con mayor riesgo de adquirir la infección del VIH en Panamá son: hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, trabajadores sexuales (hombres y mujeres), población Trans que incluye (Persona transgénero, transexuales y travestis).

Este año el Minsa lanzó la campañaInfórmate, hazte la prueba, cuídate, el VIH es para siempre”, con la que se busca crear conciencia en toda la población, en especial en los jóvenes, población que en los últimos años ha presentado un alto índice de contagio.

En 1988 la Organización Mundial de la Salud (OMS), decretó que el 1 de diciembre para conmemorar el Día Mundial de la Lucha Contra el VIH/Sida.

Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA)  hizo un llamado a las comunidades de América Latina y el Caribe a que exijan a los Estados respuestas efectivas en materia de prevención y estigma frente al VIH/Sida, cuyas nuevas infecciones aumentaron en un 7 % en la región entre 2010 y 2018.

Según datos de ONUSIDA, a finales del año 2018, aproximadamente 37.9 millones de personas en todo el mundo vivían con el VIH  y 1,7 millones contrajeron la infección en ese año.

"En el día mundial de la lucha contra el sida de 2019 el mensajes es que las comunidades marcan la diferencia, que son las que pueden levantar la voz a sus gobiernos para que, donde haya vacíos aún en la respuesta, estos puedan ser llenados de manera efectiva", dijo este domingo a Efe el director del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) para América Latina y el Caribe, César Núñez.

De acuerdo con los datos de la ONU, las muertes relacionadas con el sida en Latinoamérica disminuyeron en un 14 % entre 2010 y 2018, pero las nuevas infecciones aumentaron en un 7 %.

"Por la intensidad del tratamiento hemos visto una reducción de la mortalidad, pero nos hubiera gustado también ver una reducción de las nuevas infecciones", dijo Núñez.

EL PAPEL DE LAS COMUNIDADES

Con el pasar del tiempo, explicó el alto funcionario de la ONU, "en América Latina y el Caribe se ha logrado avanzar muchísimo en la entrega de tratamientos", pero persiste una "deuda en el tema de prevención y de estigma y discriminación".

Así como las comunidades influyeron en "la respuesta dirigida a las personas que ya viven con VIH, ofreciéndoles tratamiento, pensamos que serán ellas, una vez más, los aliados más adecuados que podrán mover esta respuesta que aún hace falta por implementar" en prevención y estigmatización, aseguró Núñez.

"El compromiso político no debe quedarse en una narrativa, debe estar acompañado de presupuestos que puedan ir a las mismas asociaciones o comunidades para que puedan hacer un trabajo aunado a las instancias del Estado", explicó el director regional de ONUSIDA.

Así, el papel de las comunidades a la hora de atajar el avance del virus se centra tanto en temas clave como la educación y el acceso a la prevención, como en la necesidad de luchar contra los estigmas sociales.

EL MENSAJE DE PREVENCIÓN

Núñez reconoció que comunicar el mensaje de prevención del VIH/SIDA conlleva, debido a cuestiones de diversa índole incluidas las culturales y religiosas, un nivel de dificultad superior si se compara con campaña enfocadas en otros problemas de salud pública.

Es más sencillo difundir "mensajes para la previsión por ejemplo de las diarreas, en los que con mucha facilidad se invita a lavarse las manos o hervir el agua, o a promover en los colegios que los niños lleven este mensaje a casa", dijo.

"Mucho más difícil es promover mensajes de prevención que tienen que pasar por la educación para la sexualidad", y es aquí que "las las comunidades, particularmente a nivel de los pares, las persona que ya viven con el VIH, los miembros de la comunidad de la diversidad sexual, se convierten en socios esenciales para llevar estos mensajes", afirmó Núñez.

ATENCIÓN A LOS MÁS JÓVENES

Nuñez aseveró que "muchos de los mensajes" que promueve ONUSIDA "van a dirigidos a la población joven", en la que "poco a poco aumenta ese número de las nuevas infecciones".

Es algo que está relacionado al hecho de que el "inicio de las relaciones sexuales es cada vez más temprano", en un entorno en el que no está claro con cuánta información o educación sexual cuenta el individuo.

Y "todo esto nos dice que las infecciones de transmisión sexual están presentes, que los jóvenes están teniendo relaciones sexuales y que necesitamos intensificar las acciones dirigidas hacia los jóvenes con un énfasis muy intenso en la educación para la sexualidad", añadió el alto funcionario de la ONU. EFE

No dejes de Leer