Nacional - 11/6/20 - 12:30 PM

Padres están aliviando el impacto psicológico de sus hijos por la pandemia

Cuadros de ansiedad, miedo y emoción presentan al salir por primera vez en medio de la pandemia.
Padres están aliviando el impacto psicológico de sus hijos por la pandemia
Milagros Murillo F.

Cuando mi niño de dos años subió al carro después de dos meses y medio sin salir de casa, estaba asustado, quería llorar y miraba hacia todos lados con su carita de “puchero”, yo le dije: “tranquilo bebé, vamos a dar un paseo” y poco a poco se fue reconfortando.

Seguramente muchos padres se sentirán identificados con mi vivencia, porque debido a la pandemia por COVID-19 nuestros hijos han estado confinados en casa desde marzo cuando todo empezó para Panamá; sin embargo, el pasado 1 de junio las autoridades permitieron la salida de menores de edad acompañados de un adulto responsable y cumpliendo con las medidas de higiene y seguridad dictadas por el Ministerio de Salud.

Aunque mi hijo aún no puede expresarse con claridad, no tengo dudas de que el encierro le está afectando psicológicamente y ahora, las pocas veces que sale, debe hacerlo con mascarilla y un extremo cuidado para que no se ensucie ni se toque el rostro, por ejemplo. Así como la mía, está transcurriendo la vida de muchos otros padres que ven con impotencia cómo sus hijos poco a poco se van aburriendo del mismo ambiente de paredes y repetitivos juegos.

Contenido Premium recogió algunos testimonios de madres quienes comentaron las experiencias con sus hijos y su salida por primera vez, luego de más de dos meses de confinamiento. Los nombres fueron omitidos por el derecho a privacidad de los menores de edad.

Entrenadas

“Las mías han salido un poco más porque como estoy trabajando las he tenido que llevar a donde la abuela, cuando salen se ponen sus mascarillas y ya están entrenadas que no pueden tocar las puertas, el elevador ni nada, pero la más chica, de cuatro años, si tú le dices que vamos a un parque, dice que no porque se les pega el coronavirus y entonces matamos a la abuela”.

VER TAMBIÉN: Lo bueno, lo malo y lo feo de la cuarentena por COVID-19 (testimonios)

Ansiedad

“Mi niño de dos años solo ha salido dos veces a donde mi mamá, feliz porque iba a casa de los abuelos, pero la de 11 años no quiere salir para ningún lado, solo un día jugó con los amiguitos y otro día fue a donde mi mamá, ella tiene ansiedad de no querer salir por miedo a enfermarse”.

Dificultad para dormir

“Cuando salimos después de meses, mi hijo de seis años solo quería ver el celular, dice que todo estaba igual y quería regresar rápido a la casa, pero en casa se me pone muy ansioso y le cuesta dormirse”.

Sin sentido de orientación

“Mi hija tiene 15 años, cuando salió se mareó y le dio ganas de vomitar, me dijo que tenía la sensación de estar perdida, sin sentido de orientación. Tenía miedo y ansiedad, nunca se bajó del carro”.

Tranquilidad, emoción y mareo

“Una de mis hijas, la de siete años, cuando salió por primera vez iba muy, muy tranquilita en el carro, ella no es de ir tan tranquila, estaba asustada y no se bajó del auto. El de 12 años iba en el carro feliz, mirando para todos lados como si fuera la primera vez en la vida que salía y veía el mundo, de hecho al lado de nosotros iba un taxista, de la emoción lo saludó y todo. Mientras que la de 15 años iba en el carro emocionada, porque había salido de casa después de más de dos meses; se sentía mareada y nunca le había pasado eso”.

El nuevo mundo

“Mi hija más grande, como está en la adolescencia hay cosas que comprende más, pero el más chico se apega mucho a su hermana, después que ella esté él sabe que todo va a estar bien. Cuando ellos salieron no se bajaron del carro, tenían su mascarilla y solo miraron todo, vieron que las cosas habían cambiado a como lo vieron la última vez, porque una cosa es verlo en la tele y otra en persona. Cuando regresaron se quedaron tranquilos en su nueva vida cotidiana de encierro”.

ADEMÁS: Ser recolector de basura en tiempo de pandemia

Estos breves relatos muestran una muy pequeña parte de las distintas reacciones que pueden tener los niños ante un cambio drástico en su rutina de vida. En ese sentido, Lizmaineth Hernández quien es psicóloga clínica, afirma que es fundamental que se haga de la llamada “nueva normalidad” justamente eso: algo normal y que el cambio al que todos nos enfrentamos se vuelva la rutina habitual en cuanto a las normas de higiene.

De hecho, más de 50 organizaciones como la Organización Mundial de la Salud, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja, UNICEF y otras, trabajaron en conjunto con el Grupo de Trabajo del Comité Permanente entre Organismos (IASC), sobre Salud Mental y Apoyo Psicosocial en Situaciones de Emergencia, para la creación del libro de cuentos “Mi heroína eres tú” ¿Cómo pueden los niños luchar contra la COVID-19? El relato está dirigido principalmente para niños entre 6 y 11 años, explica de forma sencilla cómo los niños pueden protegerse del coronavirus, proteger a sus familias y amigos.

En tanto, Hernández enfatiza en que los padres deben conversar con sus hijos de acuerdo a su edad y explicarles que como en cualquier caso hay peligros si no se cuidan. “El padre debe manejarlo con naturalidad sin transmitirle lo negativo de esta pandemia al niño, sobre todo evitar transmitir los temores, pues los niños no lo interpretan igual”.