Opinión - 30/9/19 - 06:30 PM

Accidentes y violencia, una combinación fatal

Por: Riccardo Francolini Arosemena

Amigos lectores, en esta oportunidad deseo hacer referencia a dos temas que no dudo tienen preocupada a la ciudadanía en general, los actos delictivos que mantienen en vilo a miles de panameños y al creciente aumento de los accidentes de tránsito con saldos fatales que están llenando de luto y dolor a cientos de familias.
Realmente es muy triste ver y escuchar todos los días los medios de comunicación social, cuyos titulares destacan noticias relacionadas con el crimen, homicidios, asaltos, hurtos, trasiego de drogas, violaciones y demás delitos que contribuyen a tener una sociedad que adolece de valores y principios, como también de respeto a la vida de otros.
Los panameños estamos cansados de escuchar el anuncio sobre las múltiples estrategias que han puesto en práctica  los organismos de seguridad en los distintos gobiernos sin tener éxito, salvo en algunos casos específicos. La verdad es que los ajustes de cuentas entre bandas rivales se desarrollan a plena luz del día y en cualquier  lugar de la geografía nacional poniendo en peligro la vida de cientos de personas inocentes.
El Ministerio de Seguridad Nacional ha puesto en práctica algunas medidas de prevención y de reacción  para combatir este flagelo, sin embargo, el crimen organizado no se ha quedado atrás y esta es la razón por la cual toda estrategia o compaña en contra de estos delitos debe ser tratado como un tema de Estado, en donde estén involucrado no sólo los estamentos de seguridad, sino también la comunidad, las iglesias del país, la empresa privada y todos aquellos sectores que ayudan diariamente a colocar a Panamá en el sitial que se merece.
Démosle un vistazo a lo que nos demuestran las estadísticas de homicidios hasta el mes de agosto del presente año. Pendiente el mes  de septiembre que acaba de transcurrir.
Por otro lado, estamos totalmente consternados por la cantidad de muertos en las calles producto de los accidentes de tránsito. Imagínense ustedes,  once muertos en menos de 24 horas, según las autoridades. Lo peor de todo, es que muchos de estos accidentes fatales, el denominador común de estos casos ha sido la ingesta de alcohol, conductores que demuestran un nivel de consumo arriba del 90  por ciento.
De acuerdo con el comisionado Simón Henríquez, Director de Operaciones del Tránsito de la Policía Nacional, en lo que va del año se registran unas 215 víctimas fatales, que han llevado de luto y dolor a muchas familias. Actualmente se ventila el hecho de que se castigue más ejemplarmente a quien cometa la grave falta de matar a una persona por atropello y se comprueba que la razón de ese accidente fue por estar en estado de ebriedad.
Considero que hace falta en nuestro país que se diseñen campañas de prevención de accidentes de tránsito con el objetivo de llegara la conciencia de cada uno de los conductores. No es posible que en la región de Azuero, por ejemplo, un ciudadano llevaba en su vehículo a su esposa quien estaba a punto de dar a luz y sin embargo apareció lamentablemente un conductor en estado de ebriedad, los embistió,  muriendo el esposo, su esposa y un hermano. Esto es imperdonable. Todos los panameños debemos tomar conciencia de la gravedad de esta fatal combinación, del consumo de bebidas alcohólicas con el  conducir un vehículo.
En resumen, hay quienes hoy hacen referencia a las medidas adoptadas por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, que en lo que lleva de su mandato ha logrado reducir la ola de asesinatos que diariamente se registraban en el hermano país centroamericano. Indudablemente que frente al crimen organizado no se puede actuar con políticas improvisadas ni suaves, hay que hacer valer el Estado de Derecho, pero con manos firmes decidas a combatir la delincuencia. Panamá lo necesita y todos debemos apoyarla.

No dejes de Leer