Opinión - 10/8/19 - 12:00 AM

Educación sexual, pa’ cuando?

Por: Gabriela Arosemena Montenegro @Gabby_Aro

Esta semana leí la terrible noticia de un bebé abandonado en una parada en Penonomé, la sensación de impotencia y tristeza es inevitable, no he podido dejar de pensar que lo más seguro es que la madre es una menor, quizás la madre fue víctima de abuso sexual o ambas cosas. Pero esta noticia representa uno de los tantos casos que se dan en nuestro país. Niñas criando niñas, desertando las escuelas, abarrotando los hospitales y pasando a ser parte de la estadística.

En la asamblea ya con telarañas, en algún lugar recóndito se encuentra un proyecto de ley acerca de la Educación Sexual Integral en Panamá.

Muchos a favor y muchos otros en contra, lo cierto es que los abusos sexuales, embarazos adolescentes e infecciones de transmisión sexual son una realidad de nuestro país y constituyen un problema de salud pública.

En las escuelas públicas de Panamá acuden niñas y adolescentes que no tienen siquiera qué comer, no saben leer o escribir correctamente, pero ya tienen una vida sexual activa y en donde otras ya tienen al menos un hijo o están embarazadas, sí eso sucede.

Los detractores hablan de “con mis hijos no te metas”, pero no toman en cuenta que la gran mayoría de estas adolescentes provienen de hogares fracturados donde solo cuentan con uno de los dos progenitores o en otros casos en ninguno, de hogares donde hay violencia, problemas de uso de sustancias y un alto índice de pobreza.

Movimientos feministas abogan por la paridad, por el empoderamiento de la mujer, pero es importante atacar el tema desde la niñez y por eso resulta de suma importancia abrir el debate con respecto a la educación sexual integral, no podemos seguir con el tabú, como si la sexualidad fuese algo malo o como si no existiera; hay que dejar esa doble moral de una vez por todas y aprovecho esta ocasión para recordar a la gran doctora Rosa María Britton (q.e.p.d.) acérrima luchadora por los derechos sexuales y reproductivos de la mujer; y de esta, una ley que aborda diversos temas además de la prevención de embarazos adolescentes, aprender a conocer nuestro cuerpo pensando en biología y no en morbo, utilizándola como una herramienta a favor de la salud pública y a favor de salvaguardar la dignidad humana.

No dejes de Leer