Opinión - 24/7/19 - 12:00 AM

Luna

Por Milcíades Ortiz Catedrático

Por Milcíades Ortiz

Cuando hace cincuenta años el hombre pisó la Luna, mi mente se fue por el "túnel del tiempo"... Estaba en sexto grado de la escuela República de Haití, en Río Abajo. Una recién nombrada maestra pidió a los alumnos que hiciéramos objetos de significado científico. Quería motivarnos en estos asuntos, que no eran del agrado de muchos. No sabía qué hacer que representara las ciencias… Hasta que se me "prendió el bombillo" mental a los once años. ¡Haría una réplica de un cohete espacial, con papel de cometa y birulí!

Con entusiasmo construí mi artesanía, basado en las figuras de pasquines de Flash Gordon, personaje popular que viajaba por el espacio y aparecía hasta en películas. Cuando presenté mi aporte científico, desde la maestra todos se rieron, menos el compañero Britton (quien después se hizo médico). Él destacó que yo tenía derecho a pensar que el hombre viajaría por el espacio. La mala maestra me puso la nota mínima… Pues sí, diecisiete años después mi "locura" se hizo realidad. Deseé que esa maestra recordara la vergüenza que me hizo pasar, lo que no me merecía.

Sobre los viajes a la Luna en Estados Unidos hay "leyendas urbanas". Algunos pensaron que fue un montaje tipo película, para que EE.UU. ganara la carrera espacial que sus rivales rusos iban adelantados. Lo más curioso es ¿por qué no siguieron explorando la Luna? Un chiste indicaba que como los gringos no encontraron a nadie para venderles hamburguesas y sodas, no era negocio seguir. Otros piensan que se ocultan situaciones negativas con lo encontrado allá. Se habla hasta de virus mortales. También se dice que los rusos fracasaron en un invento, y aceptaron su derrota. Ahora el presidente Trump ha dicho que volverán a la Luna. Por allí se escucha que los chinos también quieren visitarla. Además pensé en ese histórico momento en mi amigo Ramón "Panchón" Levy, el locutor que narró la odisea con gran profesionalismo.

Levy fue locutor, traductor del inglés, sabía de equipos electrónicos y periodista radial. Trabajamos juntos en TV2 en los años sesenta, antes que se fuera a EE.UU. buscando mejor futuro profesional y allá falleció. Me ilustró sobre cómo era la vida en las grandes ciudades de ese país, pues mantuvimos comunicación. Es una lástima que los actuales gremios radiales no honren a este magnífico profesional y amigo. A veces me pregunto si valen los millones gastados en visitar con robots a Marte, otros planetas y sus lunas. En la Tierra hay muchas necesidades ambientales que resolver. Por años un insulto para alguien "fuera de onda", ya sea político o no, era decir "¡estás en la Luna! O, "eres un lunático"...

No dejes de Leer