Vida - 15/11/19 - 05:45 PM

Celotipia: cuando los celos se tornan peligrosos

El miedo constante a perder a aquella figura por la que sentimos estima, puede cruzar una línea muy peligrosa que puede jugar en nuestra contra y en contra de quienes nos rodean.
Ana Cristina Quinchoa

Sentir celos es algo común entre los seres humanos; pero cuando este sentimiento se torna  irracional y posesivo ha cruzado la línea. Es así como pasa a convertirse en celotipia, una patología extremadamente peligrosa tanto para el que la padece, como para quien recibe sus efectos.

Conocida también como el síndrome de Otelo, este cuadro puede ocurrir en varios entornos: profesionales, familiares o de amistad, pero se siente y ocurre con mayor frecuencia en las relaciones amorosas.

Yadira Boyd, psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental cuenta que el problema es una ironía, porque son los hombres quienes más padecen del trastorno, pero las que más buscan ayuda son las víctimas, las parejas de los celópatas.

LEA TAMBIÉN: ¿Por qué hay diablos en las tradiciones panameñas?

Hasta el mes de octubre, el Instituto Nacional de Salud Mental ha atendido a cinco hombres y 18 mujeres que acudieron por inseguridad o infidelidad. El panorama se pinta así, de acuerdo con la especialista, porque aún se vive en una sociedad machista, donde todavía hay hombres que cuando se encuentran en una relación, piensan que la pareja es de su propiedad.

¿Cómo identificar a un celópata?    

Hay tres aspectos importantes que toda persona debe saber, dice Boyd. Primero, los celópatas son muy inseguros, porque viven en una burbuja donde creen que la pareja tiene a un tercero, y aunque muchas veces es solo un fantasma en su mente, el victimario lo percibe como una realidad.

La segunda característica son los pensamientos recurrentes, es decir que en cualquier tipo de conversación que sostenga con la pareja, siempre el celópata percibirá una situación de engaño amoroso.

Y la tercera, es cuando los celos se vuelven un tema permanente, donde las personas celan a más no poder a su pareja, le revisan el celular constantemente, le piden fotos de donde está, incluso cuando no obtienen la respuesta que quieren se tornan violentos.

Agresividad

La celotipia es una cadena insostenible, dice Boyd, porque llega un momento en el que la pareja se cansa de dar explicaciones que no existe nadie más en la relación, la situación se vuelve tóxica, con violencia verbal, psicológica, y física, por parte del que padece de celos enfermizos, ya que se encuentra en una burbuja de inseguridad y de celos.

De acuerdo con datos del Centro del Instituto Nacional de la Mujer (CINAMU), en los últimos tres años el 43% de las mujeres que acudieron al centro, manifestaron violencia psicológica, un 26% violencia física, un 22% violencia económica, un 8% violencia sexual y el resto acudieron por otras situaciones. 

Los casos de violencia doméstica muchas veces son producto de los celos, incluso de femicidios.

En esa misma línea, desde el mes de enero a septiembre, en Panamá se han registrado 13 femicidios, 5 tentativas y 21 muertes violentas, con un registro de ocho casos con arma blanca, uno con arma de fuego, uno con objeto contundente, y por último, asfixia mecánica, según cifras del Ministerio Público.

¿La celotipia tiene cura?

Sí tiene cura, pero los tratamientos son largos, asegura la especialista, aunque si una persona acepta que tiene un problema con los celos, facilita todo el procedimiento para la terapia, pero si el individuo no acepta que tiene un problema, la situación se complica.

Además, dice Boyd que cada caso es diferente, pero la primera etapa de un tratamiento demora hasta 12 meses. Hay casos en que si la situación es caótica, se recomienda medicamentos.

Aunque la mayor parte del tiempo quienes padecen de la patología tienden a tener inseguridad, falta de confianza y miedo, lo primordial sería un examen psicológico, porque lo antes mencionado no se resuelve con medicamentos.

La especialista también recomienda que no solo quien padece de celotipia busque ayuda, es cuestión de resolver el problema en pareja, y así los médicos puedan conocer la parte opuesta. Si el tratamiento es individual la mejoría es solo de un 33%, pero si es en pareja, suele tener un alcance mayor al 80%.

Costo de una terapia

Tratar la patología no es costosa si las personas buscan ayuda en el Instituto Nacional de Salud Mental, ya que por ser una institución pública, el Estado lo subsidia hasta un 90 %, es decir que un tratamiento puede salir alrededor de los 25 dólares, y en tal caso si la persona no tiene dinero para pagar, el centro puede llegar a un acuerdo con el cliente, para que pague con trabajos sociales.

Respecto a pacientes que necesiten de una hospitalización, el INSAM se encarga de ello, pero es transitorio, dice Yadira Boyd, porque las personas no se pueden quedar viviendo por más de seis meses en la institución. Si se requiere de un tratamiento más extenso, el encargado sería la red primaria de atención de salud.

El INSAM no solo se encarga de tratar a personas con celotipia, sino también de otras enfermedades psicológicas como depresión, inseguridad, bullying, entre otras.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Doce preguntas a un stripper en Panamá

El ‘diccionario gay’ panameño

El patacón más grande y otros récords Guinness de Panamá

No dejes de Leer